Los familiares de las víctimas de la explosión ocurrida el pasado 14 de agosto en San Cristóbal,  están desesperados a la espera de la investigación que responda qué ocasionó la tragedia que hasta el momento ha causado 34 fallecidos.

Deploran que, a dos semanas del suceso, todavía las autoridades no hayan emitido una información oficial que les diga si hubo o no manos criminales.

Rina Esther Zabala Mateo aún señala entre los desaparecidos a su madre, Luz Esther Mateo Germán; su padrastro, Ángel Luis Uribe; y su prima, Paulet Brea Solís, esta última una niña de 7 años de edad.

«Aún no nos han dado respuesta; no han dicho nada, no hay culpable, ni nada», dice Rina Esther al reclamar que se explique lo ocurrido.

«Primero es lo primero; quiero saber el paradero de mi familia, sea cual sea la situación, si están vivos que aparezcan y si están muertos que nos lo hagan saber y, en dado caso, nos entreguen los cuerpos. Segundo, que se aclare la situación y den una respuesta y tercero, que aparezca un culpable, porque las cosas no se pueden quedar así, como si fueran animales que se murieron», pidió Rina Esther a las autoridades.

«Las autoridades no se han pronunciado al respecto, nadie dice nada, no hay ningún responsable, nadie sabe nada y entonces… imagínate cómo está uno», dice Jorge Luis de la Rosa, quien perdió a su esposa, Yesica María Brito, de 26 años.

Lamenta que el haber enviudado lo ha convertido en padre y madre de sus tres hijos menores, uno de ellos con parálisis cerebral, por lo que requiere cuidados especiales, lo que le dificulta incluso poder trabajar con regularidad.

«Es algo bien desesperante para mí», dice Jorge Luis al relatar que ha recibido algunas ayudas de las autoridades, pero su situación es precaria.

La pasada semana, el intendente general del Cuerpo de Bomberos de San Cristóbal, coronel Eugenio Ceranthoni Peña, reveló que esa institución ya había concluido los levantamientos respecto a la explosión.

«Se las entregamos al alcalde, a la gobernadora y a los cuerpos de investigación«, dijo el funcionario.

El pasado 15 de septiembre, el presidente de la República, Luis Abinader, dispuso que a las indagatorias de las causas de la explosión fueran integrados miembros del J2 del Ministerio de Defensa y que cuando tuviera el informe correspondiente se referiría a este particular.

Este lunes, en el lugar de la explosión, todavía algunas autoridades hacen evaluaciones, aunque ya se observa un ambiente más calmado y sin aparatos pesados y brigadas de hombres como en días anteriores.