“Con el permiso de María Mercedes que es mi amigo, hay que hacer algo con los delincuentes”, así lo expresó José Luís Hernández, párroco de la parroquia San Pablo de Cristo Rey, tras indicar que hay personal que lamentablemente no pueden estar en el medio por que no cogen.

“Decir que la delincuencia ha bajado en un barrio de tanta marginalidad no es posible”, declaró el párroco al indicar que el plan piloto de seguridad en Cristo Rey fue un fracaso.

Agregó que dentro del plan piloto de la entrega del cambio de armas mataron y asaltaron a manos armadas a diferentes personas hasta en el frente de su casa. ”Eso se quedó en plan. No más de ahí”.

El párroco precisó que aquello de comprar e intercambiar armas de fuego por siete mil pesos o un cupón de comida no resultó, debido a que ningunos de esos individuos entregarían sus artefactos cuando tienen enemigos, rivales y puntos de drogas que defender.

A su entender, en ese plan no se recogieron más de 50 revolver, por lo que tras el fracaso pidió al ministro de Interior y Policía, Jesús Vásquez Martínez, que renunciara a sus cargo.

Al ser entrevistado en el programa el Despertador que se trasmite por Color Visión, Canal 9, de lunes a viernes de 8:00 a 10:00 de la mañana, el párroco denunció que “en Cristo Rey no hay intercambio de disparos, en Cristo Rey si hay personas que las están buscando”.

Caso Buche

José Luís Hernández, párroco de la parroquia San Pablo, informó que la familia del tal “Buche” de 19 años lo quiere entregar, pero él no lo acepta debido a que personal del DICRIM lo buscaba pistola en manos.

Precisó que hace más de un año habló con “Buche” y éste le dijo que no era verdad lo que dicen de él.

“Buche anda con una pistola atracando gente hasta afuera de mi casa, entonces uno tiene que protegerse”, expresó el religioso

En ese mismo orden, denunció que parte muy grande de los hechos delictivos no llegan a los destacamentos.

Resaltó que en el Caliche de Cristo Rey la droga se consume más que la azúcar y las autoridades le mandaron a él hacer un listado sobre los puntos, debido a que no tienen el control.

Sobre los aguinaldos

Hernández, denunció que los aguinaldos y la misa del gallo no se celebren en los barrios por los altos niveles de inseguridad lo que considera como un efecto nacional.

“Como sale la gente a la cinco de la mañana a meterse en un barrio. Las aceras están ocupadas de bebederas, motores y gente jugando”, alegó el párroco.

Lamentó que las personas en los barrios cuando se le invita a una actividad lo único que pregunta es que van a dar, al igual que los jóvenes no quieren estudiar por la falta de estímulo y prefieren hacer mandado de drogas y delinquir.

Denunció que no ha conseguido apoyo de las instituciones, debido a que el Estado hay una negativa en apoyar las actividades de los barrios, les gusta el figureo, el clientelismo, la bulla y el aparataje.