El propietario de la empresa 3.14 Inversiones, Wilkin García Peguero, mejor conocido como Mantequilla, volvió este viernes a pedir su libertad para poder saldar la deuda millonaria a decenas de ciudadanos de Sabana Grande de Boyá. 

A su llegada a la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente de la provincia Monte Plata, donde se le conocerá medida de coerción por alegada estafa y amenaza de muerte, subrayó que en prisión no podrá pagar. 

«La esperanza de que yo le pague al pueblo es estando libre, preso no voy a poder pagar», sostuvo García Peguero.

Recordó su promesa de que Sabana Grande de Boyá tendría «su mejor diciembre de toda la historia», y que sin embargo las autoridades no se lo han permitido, privándolo de su libertad. 

«Nuestro compromiso es cumplir con Sabana Grande de Boyá y estamos en disposición de pagarles, de trabajar, pero es suelto en la calle, haciendo lo que yo sé hacer, trabajar», insistió al conversar con la prensa. 

El Ministerio Público acusa a García Peguero de estafar a decenas de personas con más de 27 millones de pesos, a través de su empresa la cual aseguran opera bajo el esquema piramidal. 

Según el Ministerio Público, hay alrededor de cinco querellas y 37 víctimas, a las que García Peguero, a través de su empresa 3.14 Inversiones supuestamente adeuda más de 27 millones de pesos.

Esposa de Mantequilla enfrenta a abogados

Mientras se espera que la Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente, de la provincia Monte Plata, conozca la audiencia de medida de coerción contra Mantequilla, la esposa del acusado enfrentó a un grupo que se pronunciaba en su contra, incluyendo a los abogados de los demandantes, quienes denunciaban «artimañas para retrasar el caso».

«Permiso, permiso, yo soy la esposa de Mantequilla, aquí el abogado no tiene ni ninguna información, usted sólo habla de lo que le dicen, pero no de la verdad, la verdad la tenemos nosotros», interrumpió Daniela Trinidad al abogado de los querellantes José Christopher, mientras conversaba con la prensa. 

Momentos en que insistía en pedir la libertad para que su esposo pueda pagar, fue interrumpida por una supuesta afectada que gritó que García Peguero no estaba pagando como alegan sus abogados y parientes. 

«No estaba pagando, mírale la lipo, con los cuartos del pueblo se hizo la lipo, con los cuartos de nosotros», reprimió la dama molesta en las afueras del tribunal. 

A seguidas, Daniela Trinidad mostró a la prensa cientos de recibos con los que aseguró demostrará ante el tribunal que García Peguero no ha dejado de pagar a los inversionistas de la empresa 3.14 Inversiones, ubicada en Sabana Grande Boyá, Monte Plata.