Los dominicanos y extranjeros están dispuestos a asumir los riesgos que implica llegar a Estados Unidos de forma irregular, atravesando Centroamérica y cruzar la frontera en México. 

«Yo lo que quiero es salir. No importa cómo», comentó Jean Joseph (nombre cambiado), un extranjero haitiano que acudió la mañana del viernes al Centro Sanitario Santo Domingo a aplicarse la vacuna de la fiebre amarilla

Busca aplicarse específicamente esta inmunización porque es requerida por algunos países de Centroamérica y Suramérica que son usados como puentes para alcanzar Estados Unidos. 

Pero Joseph, al igual que los demás que asistieron, no pudo aplicarse la vacuna porque la programación en el centro es para tres días, los martes, miércoles y jueves. El inmigrante dijo que tiene una semana visitando el lugar y no ha podido vacunarse por la cantidad de personas que asisten. 

Jean Joseph contó que busca irse, no porque no pueda sostenerse en la República Dominicana, sino porque «quiere más». «En la vida hay que arriesgarse si quieres algo«, expresó y aseguró que su objetivo es Guatemala.

Aunque Joseph dijo estar dispuesto a llegar a cualquier país de Centroamérica o Suramérica. «Lo importante es salir. Luego tú buscas la forma de llegar (a Estados Unidos)», agregó. En México lo espera un hermano que hizo la travesía desde Brasil. 

Viajar sin visa, pero…

Además de Guatemala, el viernes en la mañana había personas que iban a viajar a El Salvador o Ecuador. En ninguno de los tres países se requiere visado a los dominicanos para entrar a su territorio. Pero las autoridades tienen otras exigencias como documento que justifique el viaje o constancia de medios económicos.

El embajador de Guatemala en la República Dominicana, Javier Zepeda, aseguró que entre los directores de migración de ambas naciones y los viceministros de asuntos consulares hay conversaciones para ver cómo evitar que los viajeros usen el Estado centroamericano como puente.

«Se ha descubierto que hay personas, no todas, pocas, que están queriendo utilizar a Guatemala como un país de tránsito para migrar, irregularmente, hacia el norte», agregó Zepeda, quien también especificó que hasta el momento no hay conversaciones sobre volver a restablecer el requisito de visa.

«Creo que no sería el camino a seguir, el camino adecuado, porque creo que en este momento tanto Dominicana como Guatemala nos encontramos en una situación colateralmente muy buena para promover el turismo, el comercio y las inversiones», consideró el diplomático.

Dominicanos devueltos

Desde enero de este año y hasta el 19 de septiembre, el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) negó el ingresó a 556 dominicanos. Los nacionales caribeños ocupan el segundo lugar de los no admitidos hasta esa fecha. El primer lugar es liderado por los colombianos, con 570 personas.

Los 556 dominicanos no admitidos hasta el 19 de septiembre de este año ya superan los 474 a quienes no se les permitió el ingreso en todo el 2021. El caso más reciente ocurrió el 18 de noviembre cuando no se permitió a 25 dominicanos entrar a Guatemala.

El grupo estaba formado por 20 hombres y cinco mujeres. Uno de ellos con orden de captura vigente y dos presentaron antecedentes criminales, comunicó el Instituto Guatemalteco de Migración.

Demanda de vacunas

Franklyn Castillo, del Departamento de Comunicaciones de la Dirección de Inmunoprevenibles por Vacunas (DIV), explicó que ante la demanda de la vacuna de fiebre amarilla se creó la estrategia de priorizar a quienes tienen vuelos más cercanos. 

Esto porque hay quienes acuden a buscar el biológico a pesar de que su itinerario de viaje es, incluso, para el próximo año. «Pero hay vacuna para satisfacer la demanda«, garantizó Castillo. 

El Ministerio de Salud Pública informó el 26 de octubre que al país llegan extranjeros solo a vacunarse, por lo que consumen las dosis por encima del promedio establecido. A través de libre acceso a información, Diario Libre preguntó al Ministerio de Salud Pública la cantidad de dosis aplicadas a inmigrantes y según el país hacia dónde viajarán.

La institución indicó que no registra la información respecto a la nacionalidad de los inoculados y «tampoco se rastrea el destino de viaje de los mismos». Pero fue la misma institución que comunicó a finales de octubre que El Salvador, Nicaragua, Salvador, Brasil y Venezuela son los países donde más viajan los solicitantes del biológico.

Las vacunas de fiebre amarilla son adquiridas por el Estado dominicano a través del Fondo Rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que brinda cooperación a los programas nacionales de inmunización de los países para mejorar su capacidad de planificación y pronóstico de la demanda de vacunas.

Queja

Maribel Tirado se quejó porque no pudo vacunarse el viernes en la mañana. Según contó, desconocía que tantas personas acuden al centro de salud para aplicarse la vacuna de la fiebre amarilla.

En su caso, tiene un viaje programado el próximo lunes para Guayana Francesa, donde la fiebre amarilla es endémica en ese país, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). «Tienen que resolverlo. Tener la cantidad de vacunas necesarias para uno no perder su vuelo», expresó Tirado.

En el Centro Sanitario Santo Domingo hay personas que amanecen para conseguir uno de los primeros lugares para aplicarse la vacuna para la fiebre amarilla, que no se consigue ni en los centros privados de la República Dominicana.