La causa principal del retraso del Décimo Censo de Población y Vivienda en cinco provincias es la cantidad de empadronadores que han desertado durante el proceso y el mecanismo que conlleva enrolar a las personas que les sustituyen. 

Sin embargo, el director del Censo, Víctor Romero, explicó que se cuenta con personal suficiente para reponer esas plazas de su banco de elegibles debido a que desde el principio se planificó entrenar a cerca de 50 mil personas, unos 15 mil más de los que se iban a emplear.

“Estamos utilizando las reservas que teníamos de empadronadores para tratar de hacer una recuperación e ir remontando los niveles de conectividad”, sostuvo Romero. 

Reclutar a un nuevo empadronador, cuando ya ha pasado más de la mitad del período del censo, se toma tiempo porque sus datos deben ser incorporados a la plataforma de la ONE a fin de proveerles sus códigos de usuario para las tabletas y que aparezcan en la página web cuando sus códigos QR sean escaneados por cualquier ciudadano que quiera verificar su identidad antes de dejarlo entrar a casa. 

Además, los que comienzan de cero agotan un lapso de aprendizaje hasta que logren la fluidez que ya tenía el desertor. Las provincias con mayor deserción han sido Santo Domingo, Santiago y La Altagracia, por su mayor desarrollo económico y un mercado laboral más competitivo. 

Miosotis Rivas, directora de la ONE, ha informado que la deserción que se programó para ese tipo de provincias fue del 40 %, y “así ha sido” en la práctica, aunque no ofreció el dato a nivel nacional. La cantidad de personas que se inscribió aspirando a participar del Censo fue de 233 mil. 

En cuanto al pago, Rivas informó que la ONE ha transferido pagos de viáticos por 90 millones de pesos para un total de 30,700 personas, de las que 27,826 eran empadronadoras. De esos reclutados, 13 mil no han ido a cobrar. 

Rivas aclaró que la entidad cuenta con 1,500 millones de pesos desde el 10 de octubre para pagar los viáticos, de manera que el dinero está garantizado. 

Extranjeros

Censar a los extranjeros, principalmente a los haitianos, se ha convertido en un verdadero reto para el personal de la ONE en momentos en que la Dirección General de Migración ha intensificado la cantidad de deportaciones de esa población. 

Víctor Romero ha admitido que tienen “una situación compleja para empadronar a esa población”, lo que dificulta el objetivo que se han propuesto de contar a todas las personas que viven en República Dominicana y conocer su origen. 

«Pero estamos haciendo los esfuerzos dentro de la medida de nuestras posibilidades y nuestras atribuciones», enfatizó Romero. 

Rinde informe al presidente

Este viernes, la directora de la ONE, Miosotis Rivas, rindió un informe al presidente Luis Abinader y otros funcionarios sobre el proceso del Censo. Entrevista por periodistas en el Palacio Nacional a la salida de la reunión, dijo que espera que la ejecución del X Censo Nacional de Población y Vivienda entre a ritmo de productividad en las provincias rezagadas durante este fin de semana.

Específicamente, las provincias afectadas por algunos percances han sido La Altagracia, Santo Domingo, Santiago, Puerto Plata y San Cristóbal. En  las dos últimas ya se normalizó la situación, según informó la directora de la ONE.

“Nosotros estamos concentrados en que este fin de semana podamos hacer un esfuerzo para cambiar y lograr (la meta) al día 23”, precisó. 

Más refuerzo

Sobre los asaltos que han sido víctimas algunos empadronadores, Rivas dijo que trabajan con la Policía Nacional para localizar las herramientas y que pidieron reforzar el acompañamiento de las zonas y de los líderes comunitarios.