El ataque ruso con misiles la pasada noche en la ciudad de Zaporiyia se ha cobrado al menos una vida y ha causado daños en una infraestructura industrial, además de dejar sin calefacción a más de 120 viviendas.

«Según informaciones preliminares, las bestias rusas que bombardearon ayer nuestra Zaporiyia se llevaron la vida de un civil», escribió en Telegram el secretario del ayuntamiento de esa ciudad y alcalde en funciones, Anatoly Kurtev, citado por las agencias ucranianas.

Entretanto, el jefe de la administración militar regional de Zaporiyia, Oleksandr Staruj, indicó que el bombardeo nocturno dejó sin calefacción a más de un centenar de edificios residenciales en uno de los distritos de la ciudad.

«Las explosiones de los misiles causaron daños en las tuberías de la calefacción central y el cese del suministro de calefacción en 123 edificios de varias plantas con más de 17.000 abonados», precisó en un mensaje en Telegram.

Agregó que los servicios de emergencia y el personal técnico están llevando a cabo los trabajos necesarios y que en sesenta edificios ya vuelve a haber calefacción.

Está previsto que a las 23.00 hora local quede restablecido totalmente el suministro de calefacción.

«Sean cuales sean los argumentos en los que se escuden los invasores rusos, sus acciones terroristas tienen de hecho como objetivo crear un desastre humanitario», afirmó Staruj.

La administración militar precisó en un comunicado que las fuerzas rusas bombardearon en las últimas 24 horas la infraestructura civil de un total de 16 asentamiento en la región de Zaporiyia, con 33 reportes de daños en viviendas e infraestructura.

Se trata de Zaporiyia, Zarichne, Chervone, Malynivka, Zaliznychne, Huliaipole, Kamianske, Pavlivka, Mali Shcherbaky, Dorozhnianka, Olhivske, Novoandriivka, Novodanylivka, Poltavka, Mala Tokmachka y Stepnohirsk, precisa el comunicado publicado en Telegram, citado por Ukrinform.

El informe agrega que el viernes fueron evacuadas 85 personas, entre ellas 23 niños, del territorio ocupado.