El balance de víctimas mortales del huracán Ian en Florida se elevó a 23, informaron este viernes las autoridades de este estado del sureste de Estados Unidos.

Muchas de las víctimas murieron ahogadas, dijo a la AFP el Departamento de Policía en un comunicado.

Medios estadounidenses arrojan balances incluso más altos citando funcionarios del condado, como CNN que informa de 45 decesos por el paso de la tempestad. 

El huracán Ian estuvo apenas unas horas sobre el suroeste de Florida.

Tomará meses limpiar los daños. Tal vez más tiempo. Y parte de la destrucción ni siquiera podrá retirarse.

Desde los árboles arrancados de raíz hasta los letreros destruido, los semáforos tendidos sobre los caminos y algunos edificios simplemente en ruinas, el impacto se podía ver en todos lados y nada se salvó. La única diferencia entre un lugar y otro era la magnitud de los daños.

“Saldremos de esto”, dijo el vicealcalde de Sanibel, Florida, Richard Johnson. “Y saldremos más fuertes de lo que estábamos”.

Tal vez, pero se requerirá de una enorme transformación que va desde lo cosmético hasta lo vital.

Fort Myers Beach está simplemente destruida. Los negocios ya no están. Obviamente, ya no hay empleos, al menos temporalmente. Las labores de limpieza tomarán semanas y casi sin lugar a dudas tendrán que preceder a cualquier esfuerzo de reconstrucción.

“Todo nuestro personal está a salvo y aunque el restaurante sufrió increíbles daños, la estructura del edificio está intacta”, dijeron los propietarios de Nervous Nellie’s, un restaurante de mariscos en la playa. “Esperamos salir de esta y volver más fuertes que nunca”.

Tocó tierra en Carolina del Sur

El huracán Ian se degradó rápidamente a un sistema postropical este viernes poco después de tocar tierra en Carolina del Sur (EE.UU.) con categoría 1 y vientos máximos sostenidos de 85 millas por hora (140 km/h).