El limón es un cítrico muy versátil y aquí hablaremos de usos que puedes darle por fuera de sus muchos usos culinarios. ¡Toma nota!

Ideal para la chimenea: pon cáscaras de limón a las llamas o quema algunas cáscaras junto con la leña. Eliminará todos los malos olores de la chimenea.

Quita manchas en el mármol: el mármol está hecho de calcio petrificado, es poroso y se daña fácilmente. Si está manchado, con un limón a la mitad puedes eliminar todo tipo de manchas. Frota la pulpa y el jugo sobre la mancha y luego limpia normalmente.

Aromatizador: pon una olla con agua y cáscaras de limón, canela en rama, clavos, cáscaras de naranja y de manzana. Hierve a fuego lento y usa el agua como aromatizador con un difusor.

Para la nevera: es ideal para refrescar tu heladera. Humedece una esponja con jugo de limón y repasa toda la heladera con este trapo al limpiarla. Luego enjuaga y verás que bien huele.

Evita que se pegue el arroz: agrega una cucharada de jugo de limón al agua de cocción. Deja enfriar el arroz unos minutos tras cocerlo y luego esponja con un tenedor. Verás que no se pega ni se apelmaza.