A partir del próximo martes 30 de agosto se estaría abriendo el debate para tratar el  ajuste salarial voluntario sugerido recientemente por el Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).

El ministro de Trabajo, Luis Miguel De Camps García, informó ayer que remitió sendas misivas al Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) y a las diferentes centrales sindicales, mediante la cual saluda la voluntad de estas de promover un ajuste salarial a los trabajadores, al tiempo que les convoca a una reunión de trabajo a partir de las 9 de la mañana de la fecha antes señalada. 

Mediante una carta dirigida a Pedro Brache, presidente del Conep, el ministro de Trabajo dijo que, tal como señala el comunicado del organismo empresarial, la inflación mundial pospandémica ha reducido la capacidad adquisitiva de los trabajadores en todo el mundo. 

El presidente de la Central Nacional de Trabajadores Dominicanos (CNTD), Jacobo Ramos, coincide con otros de sus colegas en que esta reunión debe hacerse dentro del Comité Nacional de Salarios para darle carácter de legalidad. 

Abogó por que este aumento sea de un 20 a un 25 % y que pueda darse de manera general, al entender que esto no sucede desde hace 20 años, incluyendo las pensiones.

“Ojalá y los empresarios vayan con la actitud flexible y que no sea solo una voluntad política”, manifestó Ramos. 

En ese sentido, el presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), Rafael (Pepe) Abreu, sugiere la firma de un pacto salarial que vaya más allá de los sueldos mínimos. “El empresariado por fin comprende que, cuando se trata de inflación, no importa el salario que devengue el trabajador, todos se ven  afectados”, puntualizó el sindicalista. 

Sobre el panorama internacional y su impacto en el país, el titular del Ministerio de Trabajo indicó que el gobierno de Luis Abinader ha tomado medidas “importantes” para revertir este impacto de la crisis global, como son el ajuste de la política monetaria, la aprobación de incentivos a los sectores productivos y la ampliación de los programas sociales, entre otras.

“No obstante, y a pesar de estas medidas, entendemos que la mejor herramienta para garantizar la calidad de vida de los trabajadores es un salario real justo que les permita afrontar con dignidad sus necesidades”, añadió De Camps. 

 Señaló que “aún nos queda un importante camino por recorrer para lograr que los salarios reales de los trabajadores dominicanos lleguen a niveles de poder adquisitivo que permitan el consumo de todos los bienes y servicios necesarios, y que produce nuestra tierra”. 

Con el objetivo de abrir un espacio de discusión sobre el aumento progresivo del salario real, reiteró el llamado al encuentro convocado. 

Industriales apoyan

El sector industrial de la República Dominicana se mostró ayer de acuerdo con lo propuesto por el Conep, que sugirió al sector empleador realizar un ajuste voluntario de salarios. 

Tanto la Asociación de Industrias de Bebidas no Alcohólicas de la República Dominica (Asibenas), como la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) dieron el visto bueno a la sugerencia del Conep.

“Acogemos el llamado. Realmente vemos que es muy positivo, tomando en cuenta que hace menos de un año que se hizo uno de los aumentos de salarios más grandes de los últimos años en el Comité Nacional de Salarios”, expresó Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD.

En julio del año 2021, el presidente Luis Abinader anunció un aumento promedio de un 24.2 % del salario mínimo para los trabajadores del sector privado.

De su lado, Juan Roberto Amell, presidente de Asibenas, dijo que el sector que representa se adhiere a la sugerencia del Conep. “Nuestros socios de manera proactiva han ido realizando ajustes (salariales) para tratar de mitigar el impacto que ha tenido la inflación en nuestros empleados de manera directa”, dijo.