La Oficina de Atención Permanente de Santo Domingo Oeste aplazó sin fecha el conocimiento de la medida de coerción contra el agente de la Dirección General de Tránsito Terrestre (Digesett) acusado de ultimar a cuatro personas en el sector Los Coquitos, del municipio Los Alcarrizos.

La magistrada Cecilia Toribio tomó la decisión debido a que el imputado Esteban Javier Cora está impedido de acudir a audiencia debido a que se encuentra ingresado en el Hospital de la Policía Nacional, a causa de una herida de bala en uno de sus pies, que supuestamente se ocasionó de manera accidental. Cuando reciba el alta médica será fijada una nueva fecha.

Las víctimas son Pamela de la Cruz, expareja del matador; María del Rosario, exsuegra; Indira de la Cruz, excuñada, y Liren Méndez Báez, un hombre que supuestamente persiguió al matador. Por el momento se desconoce el nombre de uno de los hijos del matador, quien resultó herido.

El abogado de la familia de Liren Méndez, Zacarías Guzmán Núñez, pide que la audiencia se conozca lo más breve posible, para que las víctimas «no vuelvan a ser víctimas del sistema».

El Ministerio Público calificó los hechos como homicidio voluntario, debido a que, según declaraciones de Josefa de la Cruz, madre y abuela de las occisas, el agente de la Digesett se presentó “de manera violenta” a la casa donde residía Indira procurando que le entregaran sus hijos. Esto generó una discusión entre ambos, por lo que María Nelly e Indiana Paola, madre y hermana de Indira, respectivamente, intervinieron.

“Cuando María Nelly le dijo a su exyerno, Javer Cora, que se calmara o de lo contrario llamaría al Sistema de Emergencias 9-1-1, este sacó su arma de fuego y le realizó múltiples disparos, luego le disparó a su expareja y finalmente a su excuñada, ocasionándole a las tres heridas que les provocaron la muerte. El imputado también hirió a su hijo de cuatro años y luego emprendió la huida”, establece el expediente acusatorio.

Agrega que, minutos más tarde, en la entrada del sector El Chucho en Los Rieles, Javier Cora le quitó la vida a Liren Méndez y que luego fue detenido por la comunidad y “arrestado en flagrante delito” por el sargento de la Policía Nacional, Franklin Gómez. Al momento del arresto le fue ocupada, en su mano derecha, la pistola Taurus, calibre 9 milímetros, serie TXH09070, con su cargador.

El organo acusador estableció que en la escena donde fue levantado el cuerpo de Liren fue colectado un casquillo y una cápsula calibre 9 milímetros. Mientras que en la residencia fueron colectados siete casquillos, calibre 9 milímetros.

“El imputado Javier Cora se realizó de manera accidental un disparo en una pierna, por lo que se encuentra ingresado en el Hospital de la Policía Nacional, en su calidad de miembro activo de dicha institución”, indica el documento legal.