Mandatario resalta recuperación de empleos, aumento histórico de las reservas en dólares, disminución de la tasa de cambio, reducción de la deuda del sector público e inflación por debajo de la media de la región.

Santiago.- El presidente de Luis Abinader destaca sus ejecutorias para aminorar los efectos de la crisis internacional y las acciones en estos dos años de gobierno que han dado como resultado la recuperación de la economía a pesar de la situación desatada por la pandemia de la COVID-19 y la guerra de la invasión de Rusia a Ucrania.

Al pronunciar un discurso a la nación por el 159 aniversario del inicio de la Guerra de la Restauración y su segundo año de mandato, el gobernante manifestó que desde su llegada al poder se concentró en la ejecución de acciones para enfrentar la situación sanitaria hallada que mantenía la economía en una incertidumbre.

Explicó que, teniendo muy claros sus objetivos, se ejecutó un plan de prevención y ataque contra el virus con las inversiones del dinero necesario para atender las necesidades de la salud y asegurar para los dominicanos una variedad y cantidad de vacunas que pocos países en el mundo tienen, lo que hizo que muchas naciones vean el ejemplo de la República Dominicana y quisieran imitarla por su efectividad.

Recordó que esas acciones del Gobierno permitieron una reapertura de la actividad comercial y de los sectores productivos más rápida que la de la mayoría de los países, hasta el punto de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo invitara a compartir la experiencia dominicana como modelo de éxito mundial.

Crecimiento económico

“Tanto es así, que nuestra economía creció a un ritmo de dos dígitos el año pasado y sectores como el turismo o las zonas francas están, en este momento, en cifras récord desde hace meses”, dijo el mandatario.

Planteó que ese relanzamiento de la economía que se impulsaba se ha visto afectado por la guerra desatada con la invasión de Rusia a Ucrania, que rompió las cadenas de suministros, mantiene en tensión los mercados energéticos, los de divisas y alterados los flujos de comercio mundial impactando ello a la República Dominicana, pero se aprobó, dijo, un paquete de medidas dedicado a enfrentar los niveles inflacionarios internacionales más altos de los últimos 14 años, desde que en 2008 la inflación interanual en República Dominicana llegó al 14 %.

En ese sentido, dijo que se destinaron RD$ 42,800 millones de pesos en subsidios especialmente para los combustibles, el arroz, el trigo, así como la aplicación durante 6 meses del 0 % a los aranceles de los productos más importantes de la canasta básica que momentáneamente la producción nacional no puede cubrir, para proteger las clases trabajadoras y que los efectos de la situación mundial afecten lo menos posible al país.

Subsidios a combustibles

“Nuestro plan nos ha llevado a subsidiar el ciento por ciento del alza de los combustibles. De no haberlo hecho, la inflación habría aumentado el 6 % anual. Y hemos apostado decididamente por la producción agropecuaria nacional, subsidiando de forma directa los fertilizantes y otros componentes utilizados en la producción agrícola”, apostilló.

Otras medidas tomadas fueron, según citó el presidente Luis Abinader, fueron el mantener los subsidios focalizados con los programas especiales del Inespre, instalación de más mercados populares, llegando a duplicar las bodegas de venta directa de productos; aumento de las transferencias a la tarjeta SUPÉRATE, incremento del subsidio del Bono Gas y ampliación de las raciones de alimentos en los Comedores Económicos, entre otras, para lo cual han asignado RD$ 14,540 millones.

“Esto es cambio”

“Esto es cambio” dijo el presidente Abinader al citar que, a través del programa SUPÉRATE, se ha hecho una inversión de más de RD$ 41,700 millones de pesos para beneficiar a 1,650,000 familias, con el doble de lo que recibían antes de la pandemia, lo que no tienen “precedentes en materia de protección social en nuestro país”.

El presidente Luis Abinader declaró que el país ha logrado la autosuficiencia en productos como el arroz, del cual se ha logrado una cosecha récord de 14.4 millones de quintales el pasado año. Asimismo, se expresó en cuanto a productos como el plátano, la papa y los vegetales.

A su modo de ver, estos logros son el resultado de la política de financiamiento, subsidios a los insumos, apoyo a la preparación de tierra gratuita, suministro de semillas mejoradas y los programas de comercialización.

De igual modo, el mejoramiento de la infraestructura de caminos, mantenimiento de sistemas de irrigación y el programa de titulación de tierra, como parte de la atención que el gobierno está poniendo al campo.

“Gracias a eso hemos conseguido que nuestra inflación esté por debajo de la media de la región y también por debajo de muchos de los países que tomamos como ejemplo y referencia mundial”, acentuó.

Explicó que esos logros se alcanzaron sin incrementar la deuda del sector público consolidado respecto al producto interno bruto y con una reducción de la deuda del sector público no financiero que bajó del 49.7 % en agosto de 2020 al 47.5 % este mes de junio.

Fortalezas de las Reservas

El mandatario reconoció la existencia de problemas puntuales transitorios en la economía que el gobierno atiende con medidas y presupuesto, pero también que se cuenta con fortalezas como reservas por US$ 14.500 millones, el nivel más alto de nuestra historia; niveles de empleo superiores a la etapa preCOVID; turismo con crecimiento récord y las zonas francas que cerrarán este año con el mejor dato de exportaciones de su historia.

Resaltó que a su llegada al poder encontró la tasa de cambio a 59 pesos por dólar y hoy está a 53,80, con lo que República Dominicana es uno de los pocos países del mundo que ha apreciado su moneda en todo este tiempo.

“Todo esto hace que hayamos crecido un 5.6 % en el primer trimestre del año. Y se espera que la economía dominicana crezca, según datos del Fondo Monetario Internacional y las proyecciones del Banco Central de la República Dominicana para el 2022, entre un 5 % y un 5.5 %”, subrayó.

Citó que las últimas estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destaca que, aún con el efecto adverso de la guerra, República Dominicana es el segundo país de Latinoamérica con mayor tasa de crecimiento previsto para el año 2022.