Los implicados en la red “Cattleya” suministraban la droga “tusi” a las mujeres de nacionalidad colombiana y venezolanas, víctimas de explotación sexual, a las que obligaban a consumirlas para tener relaciones sexuales con los clientes.

Así consta en la solicitud de medida de coerción del Ministerio Público, donde piden prisión a los implicados en la estructura criminal y que se declare complejo el proceso.

Esta sustancia ilícita es un tipo de droga sintética conocida como “cocaína rosa” o “tusi”, que causa efectos alucinógenos y sensación de euforia, la cual se consume en centros de diversión nocturnos por jóvenes de clase alta, y su costo oscila entre RD$4,000 a RD$5,000 cada pastilla.

La fórmula del “tusi” está basada en la composición de la droga LSD, además de sumar una proporción del MDMA.
Esa droga incrementa la sensación falsa de control y perfeccionamiento de las capacidades, que no es más que un estado de nerviosismo y excitación muy elevado, característico especialmente del “tusi” por su intensidad.

Sus efectos tienen una duración de entre 4 y 8 horas, y a medio plazo puede generar episodios de pánico, ataques de ansiedad, depresión y alteraciones emocionales.

Cuando las autoridades realizan el examen a la cocaína rosa, esta da positiva a la droga éxtasis. Los implicados en “Cattleya” amenazaban a las víctimas para obligarlas a ofrecer los servicios sexuales para pagar sus deudas contraídas con la red, de US$3,000 a US$4,000, por gastos de viajes al país.

Audiencia

— Coerción
Un juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional conoce mañana la solicitud de medida de coerción a los 16 implicados en la red “Cattleya”, acusados de explotación sexual y trata.