La NASA lanzará otros dos minihelicópteros a Marte dentro del proyecto para traer a la Tierra rocas y muestras del suelo marciano.

Según el plan anunciado el miércoles, el vehículo explorador Perseverance de la agencia espacial tendrá una doble función y transportará las muestras al cohete, que las sacará del planeta rojo dentro de una década.

El Perseverance ya ha recogido 11 muestras y se prevé que realice más perforaciones de rocas. La muestra más reciente, una roca sedimentaria, es la que más promete contener posible evidencia de vida marciana antigua, señaló Meenakshi Wadhwa, de la Universidad Estatal de Arizona, científica principal del proyecto de recuperación.

Hay “una diversidad de materiales ya en la bolsa, por así decirlo, y realmente estamos entusiasmados por el potencial de traerlos para acá”, comentó.

Si el Perseverance se avería, los dos helicópteros que están siendo construidos y que serán lanzados más adelante esta década llevarían las muestras al cohete en su lugar.

Los helicópteros se construirán con base en el exitoso Ingenuity de la NASA, que ha realizado 29 vuelos desde que llegó con el Perseverance a Marte el año pasado. El helicóptero sólo pesa 1,8 kilogramos (4 libras). Las nuevas versiones tendrían ruedas y brazos para sujetar cosas.

Funcionarios de la NASA dijeron que el impresionante rendimiento del Perseverance en Marte les llevó a desechar su plan de lanzar por separado un vehículo explorador que también recogiera objetos.

Jeff Gramling, director del programa de la NASA para el retorno de muestras de Marte, dijo que la ruta revisada a seguir es más sencilla. Cada helicóptero estará diseñado para elevar un tubo de muestras a la vez, haciendo muchos viajes de ida y vuelta.

“Confiamos en que podemos contar con el Perseverance para traer las muestras y hemos añadido los helicópteros para que sean un respaldo de ser necesario”, señaló Gramling.

La NASA colabora con la Agencia Espacial Europea en la misión de recuperación. Si todo sale según lo previsto, hasta 30 muestras partirían de Marte en 2031 y llegarían a la Tierra en 2033. Se requieren análisis de laboratorio para ver si alguna de ellas contiene signos de vida microbiana que pueda haber existido en Marte hace miles de millones de años, cuando el agua fluía por el planeta.

En cuanto al vehículo explorador ExoMars, que se encuentra en tierra, no puede ser remodelado para ayudar a recuperar estas muestras, comentó David Parker, director de exploración humana y robótica de la Agencia Espacial Europea. Fue enviado de vuelta al almacén después de que Rusia y Europa cortaran los lazos con el proyecto debido a la guerra en Ucrania.

 Se suponía que el Kremlin iba a proporcionar el cohete para el viaje.

La decisión sobre cuándo podrá enviarse el vehículo explorador a Marte más adelante esta década no se tomará sino hasta fin de año, dijo Parker.