El Gobierno de la República Dominicana se plantea la posibilidad de instalar dos plantas desalinizadoras para tratar el el agua de mar y hacerla apta para el consumo humano y agrícola, ante los pronósticos de escasez del líquido, según lo informado por el director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), Felipe Suberví

Durante su participación en la entrevista central de El Despertador, Suberví dijo que ya licitaron los trabajo de prefactibilidad de cuatro proyectos, que incluyen la posible construcción de una presa en Haina, traer agua de Hatillo y desde la presa de Don Juan, además de la instalación de dos plantas desalinizadoras. 

Explicó que, dentro de la evaluación, está la posibilidad de instalar un prototipo de las plantas en Puerto Plata y otra al sur de la ciudad de Santo Domingo.

De acuerdo con el funcionario, todavía están «evaluando los pro y los contra» tanto de las plantas como de la presa en Haina y traer el agua desde Hatillo y Don Juan, y será responsabilidad del Ejecutivo elegir «cuál de los proyectos será más factible, en cuanto a tiempo y recurso».

Suberví dijo que en cuanto a las plantas desalinizadoras el principal «contra» es un asunto medioambiental, por lo que dijo que «mientras haya ríos se puede contemplar la posibilidad de almacenar agua con presas», por lo que no descarta las tres primeras opciones, antes de invertir en las plantas. 

Ante el crecimiento de la población de Santo Domingo y la necesidad de distribuir agua potable, el director de la CAASD aseguró que «es inminente en un futuro no muy lejano, sin ser pesimista, que hay que buscar una fuente de almacenamiento para seguir produciendo agua”