El Ministerio de Educación realizará el próximo año escolar la evaluación de desempeño docente  en el sistema educativo público, luego de cuatro años del último peritaje realizado por las autoridades  para determinar el nivel  de competencia de los maestros en las aulas.

La institución  inició el pasado año los preparativos para el proceso, pero informó que  debido a  la pandemia de COVID-19  no se habían realizado las  evaluaciones , pero que  ya se están preparando los  términos de referencia e impartiendo los talleres para que en el próximo año escolar se apliquen.

La evaluación estaba pautada para realizarse este año 2022 y la última fue realizada en el 2017 con resultados poco alentadores, pues arrojó que  el 73.2% de los docentes del sistema educativo dominicano mostraban un desempeño básico o insatisfactorio en las aulas.

Las evaluaciones anteriores se registraron en los años 1993, 1999, 2002 y 2008. Cada una de ellas con un esquema técnico diferente y llevada a la práctica en la medida que las condiciones lo permitieron.

En noviembre de 2021, el viceministro de Acreditación y Certificación Docente, Rafael Alcántara Fortuna sostuvo un encuentro virtual con representantes de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) para socializar temas concernientes a la Evaluación del Desempeño Docente, y en la que participó el experto internacional Héctor Valdés. 

Se elaboró una guía 

En la gestión de Carlos Amarante Baret se  elaboró una “Guía Específica para la Aplicación de los Estándares Profesionales y del Desempeño para la Certificación y Desarrollo de la Carrera Docente en el Tramo Procesual Evaluación Sistémica del Desempeño Docente”.

Esta guía tenía el propósito esencial de orientar y facilitar la selección y elaboración de las técnicas e instrumentos (cuantitativos y cualitativos) idóneos, para la aplicación efectiva y eficiente de los estándares profesionales y del desempeño de los docentes en el marco del Sistema Educativo Preuniversitario Dominicano. Indicaba que las evaluaciones serían sistémicas.

La evaluación del desempeño docente busca recabar  información concerniente a su actuación y aportes a la gestión educativa del país. 

Esto incluye información de alta relevancia sobre la labor individual en las funciones particulares, sin la cual es imposible tomar acciones apropiadas para el mejoramiento continuo del actor docente, así como las correspondientes sugerencias de las consecuentes decisiones de gestión a tomar. 

“El proceso evaluativo y los resultados antes señalados serán recibidos y aceptados sin cuestionamiento, tanto por los docentes evaluados como por la comunidad educativa, en la medida que su diseño, organización, aplicación y procesamiento estén respaldados por capacidades técnicas relevantes y el reconocido prestigio de una entidad evaluadora independiente y externa al Minerd. 

Además, adquirirá su verdadera trascendencia en el contexto educativo dominicano, en función del uso que se haga de la información sobre el desempeño docente en lo que respecta a capacitación, promoción, incentivos, reconocimientos, apoyos focalizados, mentorías, entre otras. 

Preocupan resultados de 2017

Los resultados de la Evaluación de desempeño docente realizada en el año 2017, solo fueron utilizadas por el Ministerio de Educación para el pago de “incentivos” a los maestros, mientras que las sugerencias y oportunidades de mejoras que arrojó no fueron puestas en práctica por las autoridades de entonces.

Esa  evaluación se hizo a 60,100 maestros de todos los niveles en las 18 regionales del Ministerio de Educación  y reveló que  solo el 2.9% de los docentes evaluados obtuvo la categoría de excelente o destacado, mientras que el 38.1% de ellos recibió la categoría de mejorable o insatisfactorio, como muy bien o competente un 23.9% y bien o  básico un 35.1 por ciento.

Uno de los principales hallazgo del levantamiento recomienda diseñar e implementar planes de desarrollo profesional docente, e implementar acciones formativas generales de alcance nacional a las que tendrían acceso todos los centros.

La evaluación recomendaba  diseñar y desarrollar un curso sobre la planificación del proceso de enseñanza-aprendizaje, en el que un panel de expertos y de profesores destacados  dotara al resto de los docentes  de las herramientas para mejorar sus destrezas en esta competencia profesional.