El presidente Luis Abinader dio el primer palazo para la construcción de la que será la sexta terminal de cruceros del país, en Samaná. El Samaná Bayport es una obra privada de 22 millones de dólares de inversión que tendrá capacidad para recibir hasta diez mil turistas al día, unos tres millones al año. 

Será construida por el Consorcio Temarsan, asociados con Manuel Peynado, hijo del extinto exvicepresidente de la República, Jacinto Peynado. 

La terminal de cruceros Samaná Bayport, cuya puesta en operaciones está programada para noviembre del 2023, será administrada por la Autoridad Portuaria Dominicana, junto al Consorcio Temarsan, empresa inversionista.

Samaná Bayport tendrá capacidad de operar tres cruceros simultáneos: uno de hasta 5,000 pasajeros atracado en un muelle Seawalk, una plataforma flotante, lo que convertía a esta terminal en el segundo destino en el Caribe en implementar esta tecnología, además dos cruceros en el fondeadero con operación de tenders.

“Encontramos un sistema portuario nacional con 3 terminales de cruceros; hoy día contamos con 4, una quinta en construcción, esta sexta que, con Dios delante inauguraremos a finales del año 2023, y dos más en proyecto que próximamente estaremos compartiendo con nuestro país”, dijo el director ejecutivo de Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom), Jean Luis Rodríguez.

La nueva infraestructura de cruceros contará, además con área comercial, establecimientos de alimentos y bebidas, áreas de recreación, áreas verdes, un centro de información al turista, centro de transporte para el despacho de excursiones, taxis y transporte terrestre, centro educacional, estacionamientos, oficinas administrativas y gubernamentales, así como un centro de primeros auxilios.

Abinader aseguró en el acto que «la recuperación económica ha llegado a nuestro país» y que «la República Dominicana avanza por el sendero del desarrollo social y el crecimiento económico». 

En el acto estuvieron presentes Margarita Álvarez, viuda Peynado; el senador de Samaná, Pedro Catrain; el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, y empresarios turísticos.