El presidente Luis Abinader calificó como penoso el asesinato del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe, en un acto político este viernes. 

En nombre del pueblo dominicano, Abinader expresó sus «condolencias y solidaridad con el Gobierno, el pueblo japonés y la familia del ex primer Ministro, Shinzo Abe, por su trágico fallecimiento». 

Abe, de 67 años, falleció este viernes tras ser alcanzado por disparos en un atentado perpetrado durante un acto electoral en Nara (oeste de Japón), según informó hoy el Partido Liberal Democrático (PLD), al que pertenecía.

El exfuncionario fue víctima de varios disparos mientras pronunciaba un discurso, hoy, en la calle, antes de los comicios parlamentarios que se celebrarán el domingo en Japón.

SEGURIDAD DE ABINADER

La seguridad del presidente Abinader se ha vuelto más estricta tras el asesinato del ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, lo que ocasiona incidentes en las actividades a las que asiste el mandatario, situación de la que se quejan con frecuencia los asistentes. 

La mañana de este viernes todas las personas que llegaron temprano al Salón B del Centro de Convenciones del Ministerio de Relaciones Exteriores para participar en la XIX Cumbre Latinoamericana de Democracia y Desarrollo fueron expulsadas por la seguridad del presidente.

De acuerdo con algunas fuentes, ni la seguridad ni los organizadores del evento sabían que el presidente participaría del evento, razón por la que la avanzada llegó tarde. El Mirex prestó el salón, así que no es el anfitrión. 

Los invitados tuvieron que esperar alrededor de 15 minutos para que la Seguridad empezara la depuración y permitiera entrar de nuevo uno por uno a los invitados. 

En el Palacio Nacional han cerrado totalmente el acceso al ala este del edificio, al fondo de donde se encuentra la oficina del gobernante, limitando el acceso de los periodistas a las oficinas del vocero de la Presidencia, del consultor Jurídico del Poder Ejecutivo y otros funcionarios.

La cantidad de guardias en los pasillos ha aumentado, así como su recelo con la presencia de personas. Hacen más preguntas y son más cuidadosos para dejar pasar a alguien. 

Al centro de verificación que se debe pasar para entrar a Palacio se agregó otro dentro. 

Alrededor de las actividades del mandatario es más cuidadoso también el acceso de vehículos. En el Mirex estaba prohibido para la prensa entrar a la calle por donde está la puerta de acceso. 

La queja de los participantes es también contra los organizadores, ya que pagaron 209 dólares por boleta y ahora no hay espacio para ellos. Muchos se devolvieron y, en el salón, hay más personas paradas que sentadas. 

Hicieron acto de presencia el presidente del Senado, Eduardo Estrella, y Carolina Mejía, alcaldesa del Distrito Nacional.