El Ministerio de Educación informó que el joven de 16 años, que intentó agredir a la directora de la Escuela Básica Raúl Kairo V, de la comunidad de Guaymate, La Romana, se le conocerá medida de coerción el próximo martes.

La institución dijo que la medida no se conoció el pasado viernes porque la abogada de la afectada solicitó un aplazamiento para conocer el expediente.

El Minerd comunicó que el menor no logró herir a la docente, pero por el intento fue detenido y será llevado al tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes.

El estudiante trató de agredir a la directora del centro educativo luego de que esta le impidió entrar al plantel por haberse comportado inadecuadamente con profesores y compañeros.

La situación se dio porque  al estudiante de 15 años, se le había solicitado llevar a su madre al centro por un incidente, donde él agarro a uno de sus compañeros para que otro le golpeara. Al día siguiente el estudiante se presentó a la escuela sin su madre y no lo dejaron entrar.

Posteriormente  el joven se fue a su casa y regresó al centro, entró por detrás con un machete, se dirigió a la oficina de la directora, donde precisamente estaba su madre, y trató de agredirla y luego salió huyendo.

Hacen requisas diarias

El director de la Policía Escolar, coronel Eddy Madé Montilla, dijo que en las escuelas, politécnicos y liceos se realizan  requisas todos los días de forma preventiva y aleatoria. 

Dijo que también si hay una denuncia de la comunidad o en la escuela  de algún conflicto en el que hay estudiantes involucrados, se procede a revisarlos y se les da seguimiento por seguridad.

“Nosotros tenemos un departamento de Inteligencia que realiza labores en los barrios y comunidades donde residen los estudiantes, porque la mayoría de los conflictos que se registran en los centros educativos, por lo general se originan por problemas de los jóvenes fuera de las escuelas”, explicó.

Informó que si durante las requisas  se encuentra algún arma  a los estudiantes, el menor es puesto a la disposición de la justicia.

Hay casos que son atendidos por el Departamento de Atención Psicológica de las escuelas y otros que exceden el radio de acción del centro, que son más graves,  son llevados a la justicia.