Legisladores de distintas bancadas reconocen que aunque los bonos como el que entregaron este fin de semana por motivo del Día de las Madres, es una práctica que debe irse desmontando en el país, afirman que los congresistas son el contacto más cercano que tienen los ciudadanos para canalizar sus necesidades.

Loading video
  • Facebook
  • Twitter

De manera discrecional diputados y senadores recibieron 50 millones de pesos en esos bonos

Pese a que Participación Ciudadana calificó como una práctica “clientelista” la forma en que el Gabinete de Política Social entregó esos los bonos, legisladores justifican esta acción, alegando que es una ayuda social para mujeres de comunidades empobrecidas.

Congresistas entienden que aunque existe una distorsión con la función que debe de ejercer el legislador sostienen que la ciudadanía acude a ellos para que les resuelvan los problemas inmediatos.

La distribución de los 150 millones de pesos en bonos de mil para las madres se realizó a través de las instituciones que mayor labor social desarrollan en beneficio de los más necesitados, de acuerdo al Gabinete de Políticas Sociales.

Para este año el gobierno entregó 20 millones de pesos en bonos más que los 130 que se distribuyeron el año pasado por motivado del Día de las Madres.