Tras escándalos ocurridos en los destacamentos de San José de Oca y Naco por la muerte confusa de detenidos, la Dirección Regional en Santo Domingo Oeste de la Policía Nacional dispuso que una persona apresada mediante operativo debe ser depurada en un plazo de no más de dos horas.

La medida está contenida en el memorándum número 0533 desde el lunes pasado, donde indica también que, si la persona no presenta antecedentes penales, debe ser despachado y entregado a sus familiares.

De acuerdo con el director de esta regional, coronel José Suarez Burgos, de no cumplirse lo establecido advierte que habrá sanciones.

«La inobservancia o incumplimiento a estas instrucciones serán sancionadas de acuerdo a nuestra Ley 590-16», precisa el memorándum.

La misiva fue dirigida a los comandantes de los departamentos policiales de la zona suroeste que comprenden del 0-1 al 0-4.

“Por medio del presente, se le instruye hacer extensivo a todos sus miembros bajo su mando que, cuando conduzcan a los departamentos de la Policía Nacional a una persona detenida mediante operativo, esta sea depurada en un plazo no más de dos horas, si la misma no posee antecedentes pendientes con la justicia, debe ser despachada y a la vez entregada a un familiar, por escrito (por el libro)”, indica la comunicación.