Tras dos años sin celebrarse, el Ministerio de Cultura inauguró la noche del viernes la Vigésima Cuarta Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2022, en la Zona Colonial, sin embargo, durante un recorrido realizado este sábado por Diario Libre, pudo contactar varias debilidades, entre ellas que más de 80 por ciento de los stands aún no se han montado y los que ya están instalados, permanecen trabajando en los toques finales.

Además, causa confusión a los visitantes, debido a que, pese a que el magno evento se desarrolla en varias calles de la llamada Ciudad Intramuros, carece de señalización que los oriente sobre las ubicaciones de los pabellones y otras atracciones. Pese al largo recorrido no se puso localizar baños móviles y muy pocos zafacones estaban a la vista.

Al conversar con Milagros Germán, Ministra de Cultura, atribuyó el retraso en el montaje de los stands a las lluvias que cayeron en gran parte del país en los últimos días.

“El tiempo que nos enfrentamos la semana anterior nos impuso limitaciones en el montaje y en la naturaleza misma de nuestra exhibición, que son los libros, el papel no quiere nada que ver con el agua (…) y los libreros se negaron a montar hasta que todos no supiéramos que las condiciones del tiempo lo iban a permitir”, expresó la funcionaria a Diario Libre.

Pese a esos inconvenientes, Germán dijo sentirse feliz del retorno de la fiesta de la cultura tras pandemia y agradeció a todo el equipo que ha trabajado para que se haga posible y “lograr la mejor feria dentro de las limitaciones”.

Aseguró que los visitantes a la Feria Libro disfrutarán de un montaje hecho con amor, precisión, ilusión y con la idea central de hacer un reencuentro con el libro.


En tanto, algunos libreros aseguraron que no habían montado debido a retraso en la entrega de los locales.

“Siempre hay un retraso en la feria, uno nunca sabe, porque siempre dejan todo para última hora. Nosotros debimos iniciar ayer, pero nos entregaron ayer en la tarde”, se quejó el librero Henry Félix, quien se encontraba armando su espacio.

En cambio, Prudy Fernández, quien se identificó como fundadora de la Feria del Libro y comunitaria de la Zona Colonial, coincidió con la Ministra de Cultura, al indicar que el inicio del evento se ha visto accidentado por las lluvias, pese a que se había propuesto su posposición, la cual no fue aprobada por ser abril el mes del libro.

Aseguró que el público luce entusiasmado por la apertura de la feria debido a que “cultura somos todos” y porque dentro del evento se desarrollan diversas actividades que unen a la familia.