Tras las agresiones protagonizadas por agentes de la Dirección General de Tránsito y Transporte Te­rrestre (Digesett), en el que resultaron agredidos el Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, y miembros de la prensa en el antiguo Canódromo El Coco, el director ejecutivo del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Te­rrestre (Intrant), Rafael Arias, anunció la formación de una comi­sión para desarrollar un protocolo para la entre­ga de los vehículos rete­nidos.

Asimismo, Arias indicó que se continuará con la incautación de ve­hículos a todos aquellos ciudadanos que violen las leyes de trán­sito.

Sobre las denuncias de maltrato a los ciudadanos por parte de los agentes de tránsito, el titular del Intrant expresó que aquellos que cometan estas violaciones “van a pagar o cumplir con las infraccio­nes correspondientes”.