Monseñor Jesús Castro Marte, obispo de la diócesis de La Altagracia, instó este sábado a las autoridades a que el Centro de Retención Vehicular “El Coco” (Canódromo), sea desmantelado tras el incidente registrado en días pasados, donde fueron agredidos el Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa al igual que periodistas y camarógrafos de medios de comunicación.

A través de su red social de Twitter Castro Marte, señaló que si la República Dominicana aspira a una verdadera institucionalidad esa es la acción que se debería realizar.

“Tenemos que detenernos a analizar el incidente del Defensor del Pueblo y las autoridades de la Digestt, el canódromo debe ser desmantelado si en verdad aspiramos a una institucionalidad”, manifestó Castro Marte a través de su cuenta de Twitter.

La agresión al Defensor del Pueblo, al personal que trabaja con él y a los periodistas se realizó en momentos en que se realizaría un descenso en las instalaciones del Canódromo, debido a unas denuncias que habían sido recibidas de que en el centro no quieren entregar los vehículos retenidos a los ciudadanos.

Tras lo ocurrido la tarde del lunes 11 de abril, la Dirección General de Seguridad y Tránsito Terrestre (Digesett) destituyó de su cargo a la encargada del Canódromo, la coronela Ysabelita de los Santos Pérez.