La Iglesia católica emitió duras críticas al aborto, a la negación de derechos sociales, al robo del erario y a la negligencia de los servidores públicos en la República Dominicana, en el acostumbrado Sermón de las Siete Palabras que se realiza cada Viernes Santo.

Las reflexiones y acusaciones se hicieron desde la Catedral Primada de América, donde un sacerdote tomaba una de las últimas frases que pronunció Jesús durante su crucifixión y que, como cada año, son usadas para analizar a la sociedad dominicana.

El aborto y robo del dinero

En esta primera parte, el obispo auxiliar de Santo Domingo, José Amable Durán Pineo, criticó los abortos, la pobreza y a los “depredadores” del erario.

Con la frase “Padre, perdónalos porque no saben lo que hace”, Durán Pineo señaló que Jesucristo todavía es traicionado, humillado y crucificado en los millones de niños no nacidos.

También juzgó las violaciones a niños y adolescentes y los asesinatos de mujeres. Pidió por los presos dominicanos que viven en condiciones inhumanas.

Seguridad social

Aquí, monseñor Faustino Burgos Brisman alertó que sin soluciones a los problemas del país se puede terminar en la filosofía del rechazo, que es aquella donde se dejan de lado quienes están en la informalidad de los trabajos.

Burgos Brisman criticó que se deje fuera de los programas sociales a “muchos trabajadores” y a sus familias.

“Se hace urgente y necesario encontrar salidas dignas a situaciones irregulares”, manifestó en la semana palabra que analiza la frase “Hoy estarás conmigo en el paraíso”, planteó

De igual forma, la negación de los derechos sociales estuvieron presentes en las palabras del sacerdote, quien pidió que se proporcione estabilidad y seguridad social a las familias dominicanas. Señaló que hay quienes creen que el lugar al que el hijo de Dios se refirió como paraíso está “en las gozaderas pasajeras que se consiguen en estimulantes o sucedáneos”.

Ser como María

Francisco Ozoria Acosta, arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, recomendó a las personas ser como la virgen María, la madre de Jesucristo, a quien describió como una persona “obediente” a la palabra de Dios.

A imitarla en su sensibilidad ante los problemas y necesidades de los demás, según se refleja en la tercera palabra con la frase “He aquí a tu hijo; he aquí a tu madre”.

“Me atrevo a recomendar una relación permanente y seria con María. No se trata solo de una devoción; no se trata nada más de rezos, ritos y jaculatorias (oraciones breves). Acoger a María como madre nos debe llevar a ser como ella, a imitarla en sus actitudes y acciones”, expresó el monseñor. 

El consejo se dijo durante la reflexión del sacerdote con la frase “He aquí a tu hijo; he aquí a tu madre”, que forma parte del Sermón de las Siete Palabras.

El abandono

En la cuarta parte de la palabra, con la frase “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”, el obispo Cecilio Raúl Berzosa Martínez criticó el abandono en las calles de niños dominicanos y haitianos en barrios como el Café de Herrera, del municipio Santo Domingo Oeste.

“Con humildad y respeto confieso que he palpado muchas soledades y abandonos en hermanos dominicanos de hoy: niños haitianos y dominicanos en barrios como el Café de Herrera; niños y niñas de la calle; niños y niñas especiales no suficientemente atendidos ni siquiera por sus madres”, afirmó Berzosa Martínez.

También pidió por las personas que viven en las calles, por los enfermos que no tienen acceso a servicios de salud y por quienes murieron solos durante la pandemia del COVID-19. “Migrantes sin papeles ni documentación; tantas adolescentes embarazadas y repudiadas; adictos a las bancas y casinos”, agregó el sacerdote.

«País vive momentos amargos»

Monseñor Ramón Benito Ángeles Fernández advirtió que en el país se “viven momentos amargos” y que las personas buscan escapar de esa realidad con el abuso del alcohol, el consumo de drogas ilegales y de medicamentos recetados.

“Están buscando medicina que cure el alma y las están buscando en lugares equivocados”, expresó.

Ángeles Fernández reflexionó con “Tengo sed”, y apuntó que hay quienes buscan en la música estruendosa, el baile descontrolado y en el vacilón “la felicidad que no encuentran en sus vidas diarias”.

“Lo que es más, hay personas que buscan en la Iglesia un escape para sus problemas. Estas quieren una adoración que les ayude a desconectarse del mundo”, manifestó.

Famosos en redes sociales

La Iglesia católica, a través del reverendo padre Jorge Rodríguez, también fue crítica con quienes buscan un éxito en la vida sin esfuerzo, sin estudios y preparación.

“Muchos aspiran a una vida alegre, feliz, exitosa, pero muchas veces basan su proyecto de vida en el mínimo esfuerzo: no les gusta superarse a través del estudio, les basta tratar de hacerse famoso a través de las redes sociales o cualquier otro medio rápido y fácil”, sentenció.

Rodríguez analizó sobre la frase de Jesús “Todo está consumado”. Dijo que el hijo de Dios demostró que para una vida plena se requiere de constancia y dedicación.

Pésimos servidores públicos

Por último, se criticó la pérdida de tiempo y energía que sufren las personas que van a una institución pública y no logran resolver sus inquietudes, por más «insignificante» que sea.

“Aquí no es, vaya usted a otra oficina”, “El director no está”, “Venga usted más tarde”, “Se cayó el sistema, vuelva usted mañana” fueron las frases usadas por el reverendo padre Domingo Legua Rudilla en la última reflexión del Sermón de las Siete Palabras.

Con el análisis de la frase de Jesús “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”, Legua Rudilla habló sobre las perdidas que están algunas personas en el mundo: políticos, madres, sacerdotes, padres, industriales, entre otros.

«No saben ni guardar distancias ni estar en el sitio que les corresponde. No hace falta más que observar un poco y ver con asombro cuánta gente está desenfocada en la vida, cuando lo que deberíamos de hacer es saber estar donde hay que estar«, manifestó citando a Teresa de Jesús.