El arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, lamentó que la gente está viviendo de hipocresía y apariencia y que se niega ante la verdad y prefieren la mentira, escogiendo al injusto y condenando al justo, lo que indicó pasó en el tiempo que Jesús quien  fue crucificado tras la decisión de quienes prefirieron a Barrabas y no a él.

“Estamos viviendo esa realidad. El señor nos invita a todos a una toma de decisión, a una opción por el bien, opción por la justicia, opción por la paz y por la verdad. El Señor quiere eso de todos nosotros, por tanto, la injusticia, la violencia, la guerra y la hipocresía no caben en la dinámica del cristianismo y de la fe, porque el Señor quiere de nosotros autenticidad”, señaló Ozoria durante la celebración de la misa por Domingo de Ramos.

Dijo además, que no podemos vivir de apariencia, ya que en la sociedad se vive de la apariencia.

Ozoria comparó la entrada de Jesucristo a Jerusalén en un burro, contrario a los reyes de la tierra en ese entonces que usaban caballos con armadura, para así expresar la fortaleza, la grandeza y el poder.

“Sin embargo, Jesús, proclamado rey, entra a la ciudad santa en un burro, signo de la debilidad, lo que quiere decir que es un rey distinto a los demás, porque esa era su dinámica y la de su reino desde la debilidad, la sencillez y la verdad”, señaló.

Recordó que eso tiene un significado grande, de que el poder es lo más importante, ya sea político, económico o de prestigio en la sociedad.

La Iglesia Católica celebró ayer la procesión por el Domingo de Ramos que da inicio a la Semana Santa, realizando actividades similares en las diferentes diócesis en todo el país, donde cientos de feligreses se dieron cita tanto en las misas como en las caminatas por las calles.

Esta actividad no se realizó en los dos años anteriores debidos a las restricciones de la pandemia de Covid-19, que provocaron la suspensión total en el año 2020 y el año pasado los actos se hicieron de manera virtual.