El representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en República Dominicana, el doctor Olivier Ronveaux, llamó a los ciudadanos a ser más conscientes con el cuidado del planeta, en ocasión de celebrarse este 7 de abril el Día Mundial de la Salud, este año bajo el lema “nuestro planeta, nuestra salud”.

Entre las prácticas que el doctor Ronveaux exhortó a implementar está el uso de bicicleta en lugar de vehículos motorizados, alimentación saludable y un llamado especial contra el uso del cigarrillo, ya que paralela a todos los daños comprobados a la salud del cuerpo humano, también es la principal causa de polución plástica en el mundo debido a los componentes en el filtro de las colillas. 

“La salud del planeta y de las personas vienen juntos”, precisó el galeno.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 99 % de la población del planeta Tierra respira aire contaminado. La polución del aire mata a 13 personas cada minuto.

“Cuando el tiempo lo permite, o la distancia lo permite, hacer un esfuerzo (de montar) bicicleta ayuda a la salud, pero también ayuda a la seguridad vial y a tener ciudades verdes. Creo que hay que promocionar eso. Es un esfuerzo individual, pero va a repercutir en todos”, enfatizó Ronveaux.

Sobre los casos de dengue a nivel mundial, el galeno dijo que, en los últimos 20 años, estos han aumentado ocho veces más, fruto del cambio climático.

Hizo una acotación especial pidiendo disminuir las emisiones de CO2 y metano. 

“Si las emisiones globales no empiezan a disminuir, en tres años, para 2025, será muy difícil evitar una catástrofe climática”, advirtió.

Por un mañana más saludable

A través de su página web, la OMS publicó una lista de acciones que tanto los gobiernos como los ciudadanos pueden implementar para “un mañana más saludable”.

Esta lista incluye:

  • Priorizar el bienestar humano a largo plazo y la estabilidad ecológica en todas las decisiones. 
  • Mantener los combustibles fósiles bajo tierra. Aplicar políticas de producción y uso de energías limpias. 
  • Gravar a los contaminadores. Incentivar la reducción del carbono.
  • Reducir los niveles de contaminación del aire para disminuir la carga de morbilidad derivada de los accidentes cerebrovasculares, las cardiopatías, el cáncer de pulmón y las enfermedades respiratorias tanto crónicas como agudas, incluida el asma.
  • Gravar los alimentos y bebidas altamente procesados con alto contenido en sal, azúcares y grasas no saludables.
  • Aplicar políticas para reducir el desperdicio de alimentos.
  • Reorientar las subvenciones agrícolas hacia la producción de alimentos sostenibles y saludables.
  • Construir ciudades con espacios verdes que promuevan la actividad física y la salud mental.
  • El tabaco contamina el planeta y nuestros pulmones. Crear ciudades libres de humo y gravar el tabaco.
  • Diseñar políticas de reducción de residuos y plásticos.
  • Integrar la salud mental y el apoyo psicosocial en la acción y las políticas climáticas para prepararse y responder mejor ante la crisis climática.
  • Proteger, promover y apoyar la lactancia materna. La leche materna es un alimento saludable y sostenible para los bebés.
  • Garantizar el acceso de agua potable.
  • Ir al trabajo a pie o en bicicleta al menos un día a la semana.
  • Apagar la luz cuando no esté en la habitación.
  • Utilizar bolsas de la compra reciclables.