El gobierno dominicano informó este jueves que hará un desembolso de 400 millones de pesos a los molinos de trigo para garantizar la estabilidad de los precios y la disponibilidad de pan, harinas y pastas en el mercado local.

El Ministro de Industria, Comercio y Mipymes «ha llegado a un entendimiento con las empresas molineras de harina de trigo para mantener los precios del pan, las harinas y de las pastas por un período de al menos 45 días», apuntó el titular de esa cartera Víctor (Ito) Bisonó.

En cuanto al arroz, el ministro de Agricultura, Limber Cruz, informó que se llegó a un acuerdo para que el productor del cereal venda cada fanega a la factoría a 2,975 pesos, de los que el Estado pagará 100 pesos y la factoría 2,875 pesos. Esto significa un subsidio de 100 pesos por cada fanega.

Con una cosecha estimada de 4.5 millones de fanegas en la primavera del año próximo, el costo total de la subvención rondaría los 450 millones de pesos.


El acuerdo también implica extender la pignoración de siete meses a 12 meses y el subsidio de 25 millones de pesos para la compra de semillas certificadas.

Estas medidas son adicionales a los subsidios de 1,700 millones de pesos para los fertilizantes y el de los hidrocarburos, y el aumento de la cartera de crédito del Banco Agrícola a 10,500 millones de pesos para prestarlos a tasa cero.


El gobierno no renuncia con estos programas al proyecto de ley que depósito el Poder Ejecutivo en el Congreso para eliminar aranceles a productos como la propia harina.

Abinader aseguró que todavía no hay desabastecimiento de estos productos importados.

Christian Reynoso, gerente general del Grupo Bocel, informó, en nombre de los molineros, que el suministro está garantizado y se han tomado las medidas para que cada una de las logísticas que se han venido contratando en el extranjero estén a tiempo en el país.

La iniciativa forma parte del plan de acción anunciado por el presidente para mitigar los aumentos de precios, lo cual implica otros subsidios a el maíz, la soya y la grasa vegetal.